Quiero contarte una historia personal: en mi familia no hay corredores ni emprendedores… ¿En la tuya sí? Porque parte de mis creencias familiares (antes inconscientes), es que en mi familia no somos ni deportistas, ni emprendedores, ni empresarios exitosos.

El dinero siempre ha sido un tema de lucha, de escasez, de “es difícil“, “no hay” y mucho menos de pensar en emprendimientos. 

Descubro que cada día es un avance y que SÍ SE PUEDE cuando Fantáctica participa en tantos eventos, al ver llegar abundantes prospectos y al mantener magníficos clientes. 

Mi visión de que Fantáctica se consolide y llegue cada vez a más a personas y empresas se hace realidad. Es fascinante servir a otros con los poderes y talentos que he descubierto en mí, que me motivan, que generan expansión en mi mente y en mi corazón. 

Y al mismo tiempo, ¡he descubierto que también puedo correr! Y participar en una carrera de 10 kms, cosa totalmente imposible (por lo menos en mi consciencia y creencias) porque en mi familia “no somos deportistas“. 

¡Terminé mi primera carrera! Que se dio gracias a una locura del momento, pero lo más importante es que CREÍ EN MÍ, creí que podía hacerlo. 

El hecho de haberlo logrado nuevamente afianzó en mí la creencia de SÍ PUEDO. Sí puedo hacer lo que hago y sí creo en mis capacidades.

Se vale creer que las cosas son posibles si las haces con estrategia, con táctica; si te comprometes de corazón a mantener una disciplina, tu enfoque y más que nada si estás [email protected] a correr riesgos, a perder a veces, pero a ganar mucha experiencia. 

Me he permitido soñar grande, este sueño que siento que apenas comienza.

Hoy quiero preguntarte: ¿cuáles son esos sueños, esas aspiraciones y esos grandes deseos que están en tu corazón, pero que tu cabeza, tus creencias o tu entorno te dicen que no puedes?

¿A qué te quisieras atrever? ¿Si supieras que puede ser realidad, lo harías? 


Mi reflexión es CONFÍA EN TI, ATRÉVETE A SOÑAR. Tener a alguien que comparta tus sueños y retos es fundamental para el éxito. 

Si quieres ayuda y estás dispuesto a ser ayudado, me encantará saber de ti. 

Te mando un fuerte abrazo,

Areli

Escríbeme a [email protected] para contarme tu historia.