¿Cuando escuchas la frase “es necesario vender” sientes que tu estómago se revuelve? 

Veo esta situación constantemente cuando hablo con amistades que se dedican a la psicoterapia, a las terapias energéticas y dar coaching de varios tipos. 

 

¿Pero de dónde proviene esta incomodidad ante la palabra “ventas”?

En mi experiencia como mentora de emprendedorxs, me he encontrado con expertos en temas del bienestar (psicoterapeutas, health coaches, profesores de yoga y meditación, o que realizan diferentes terapias holísticas) que sienten muchas dudas al combinar su propósito profesional con la idea de “vender”. 

 

Mencionan cosas como: 

  • “Es que yo no soy vendedor, soy (terapeutx, profesorx, coach)
  • “lo mío es atender pacientes (o alumnos), no vender”
  • “siento que no puedo poner un precio o cobrar por lo que hago”. 

 

Está claro que además de ser muy bueno en lo que haces, es un reto pensar también en “cómo venderlo/ofrecerlo”. 

Y la solución que te propongo para este dilema es muy sencilla: cambiar tu concepción sobre lo que es “vender”. 

 

Porque confieso que en esas conversaciones me he topado con ideas bastante negativas como: 

  • Vender es engañar/envolver a las personas.
  • Vender es “inventar” necesidades (decir mentiras).
  • Vender es ser materialista y estoy en contra de eso.

 

Y vender no es eso. De la manera en que yo lo vivo, vender es otra forma de SERVIR. 

Das un servicio a cuando ayudas a otra persona a solucionar sus dudas o un problema, cuando enriqueces su vida a través de lo que haces, y cuando los acompañas en su camino para expresar una mejor de ellos mismos. 

 

¿Cómo te sientes cuando ayudas a transformar la vida de otras personas? 

Si te sientes incómodo pensando que “debes vender”, prueba cambiando esta frase (o paradigma) a “¿CÓMO TE PUEDO AYUDAR?”. 

 

Existen varias herramientas del mundo de las ventas que te serán muy útiles para compartir tu mensaje con muchas más personas, alumnos o pacientes. 

Imagina cómo sería: 

  • Tener tu agenda llena.
  • Presentar una oferta clara de servicios con tarifas adecuadas. 
  • Ganar alumnos o pacientes comprometidos con el proceso. 
  • Mantener el trato consciente y sensible a las particularidades de cada persona.
  • Elegir estrategias de comunicación eficaces para difundir tu trabajo. 

 

Hoy, te animo a darle una segunda oportunidad a las ventas para transformar cada una de tus interacciones profesionales en una manifestación de servicio acorde con tus valores y coherente con el mensaje que deseas transmitir. 

Me dará mucho gusto conocerte y trabajar contigo para realizar este ajuste, porque también nuestros pacientes y alumnos pueden convertirse en Fans de tu trabajo y servicio. 

 

Te invito a contactarme a través de Calendly https://calendly.com/fantactica para agendar una sesión de objetivos y ponernos a trabajar en ello.